Para qué hacemos negocios

Para qué hacemos negocios

trato_negocios_619Trabajar con publicidad no es para todo el mundo. Es un ambiente donde reina la creatividad, el colorido y lo llamativo. El publicista  va de la mano en el proceso de mercadeo y comercialización, en una simbiosis virtual donde lo que haga uno afectará o beneficiará indudablemente al otro. Dado esto, la mercadotecnia tiene que estar enfocada en engranar estos dos componentes.

 

La idea central es acercarse al cliente, ganar su lealtad y aprender de sus experiencias como usuario, como público y como crítico de primer orden. Para ello necesitamos crear una marca y posicionarla. Aunque tengamos que empezar desde cero, según algunos de los profesionales del sector esto se puede lograr al utilizar las redes sociales como trampolín de contacto. Lo idóneo es que se utilicen los mismos mecanismos en todas ellas para unificar el método, aprovechando que la mayoría de los usuarios tienden a publicar o comentar sus experiencias en sus perfiles, foros y espacios de interacción.

 

El mercadeo es para llegar, más que para vender

 

Además de ofrecer soluciones, también se puede solicitar sutilmente la colaboración del público, abriéndole las puertas a su opinión y sugerencia, proporcionándole modos de hacer saber lo que siente, lo que quiere y lo que espera. Si en una red social, por ejemplo, se utiliza una encuesta de 3 preguntas, en las demás también se deben usar las mismas y en lo posible, interconectar los perfiles de las distintas redes sociales para evitar la duplicidad de interacciones, la redundancia en la participación y unificar el criterio de contacto. Es ideal que una vez dentro de uno de los perfiles, el potencial cliente pueda acceder al de cada una de las otras redes sociales, la página web, el envío de correo electrónico y hasta la mensajería instantánea para hablar directamente con el personal de atención al cliente, comunicarse con el área de Social Media o inclusive con personas de alto rango en la empresa que le den la confianza de que está siendo escuchado. Ver este blog para saber más.

 

Otra función del mercadeo es la recomendación de la marca

 

El punto de ignición es el mismo cliente, de ahí se enciende la mecha de la actividad comercial. El público va a plantear unas necesidades, una serie de interrogantes después de haber sido captado hacia los canales de atención y promoción. Es aquí donde entra en juego el grupo de herramientas de la mercadotecnia digital, y es en este momento de la interacción que el comprador potencial llega a entender que se le está ofreciendo algo que cubrirá la necesidad o solventará el problema que tiene entre manos. En este punto el cliente ha llegado a comprender que quien oferta esta solución no solo busca vender, sino que maneja la información acerca del problema, de la solución y hasta del origen de todo el asunto. Esa es exactamente la estrategia que aplica este experto del marketing digital. Que no se está haciendo sencillamente publicidad, sino que se están dando herramientas y además que son herramientas fiables. El cliente acaba por confiar y probar, para luego dar sus impresiones. Es así como se construye una marca: dándola a conocer, explicando lo que ofrece, brindando el apoyo que el cliente se merece y sin vacilar en ayudarle a solucionar el problema a través de esos artículos o servicios que la marca patrocina o franquicia.

 

Mantener la posición de la marca

 

Ya posicionada la marca, no significa que el mercadeo ha llegado a su fin. Ahora la tarea será conservar esa posición, esa lealtad y recurrencia de compra ganada en las fases de contacto y proposición. Cuando se alcanza este punto, son el control de calidad conjuntamente con la atención al cliente las áreas que le darán respaldo a la marca que la mercadotecnia ha construido y posicionado. Pero el mercadeo sigue haciendo su parte de mantener el contacto con el cliente y estudiarlo, conocerlo, saber qué opina, si le ha gustado la experiencia, si el producto o servicio satisface sus necesidades, si lo volvería a adquirir y lo más importante, si lo va a recomendar a otros.