Carpintería de PVC: la misma tarea aunque con diferente material

carpinteria de pvcLa ciencia y la tecnología avanzan en la realidad a velocidades increíbles, haciendo nuevos descubrimientos casi a diario y buscando siempre de manufacturar los productos más rápidos, efectivos, resistentes, compactos y ligeros. En ocasiones estos novedosos hallazgos aparecen en lugares insospechados. Este es el caso de la carpintería de PVC.

Al escuchar el término carpintería, uno imagina personas en medio de un taller lleno de virutas, trabajando con tablones, cubos y contrachapados de madera. Creando toda clase de objetos prácticos, puertas, ventanas, bibliotecas y muebles, por solo nombrar algunos pocos ejemplos. Incluso, quienes conozcan del tema sabrán que un ebanista es un carpintero avanzado que hace trabajos complejos y artísticos, específicamente dedicados a la decoración.

Todo esto solía ser cierto antes, sin embargo, con la llegada de materiales diferentes  han surgido distintas especializaciones, resultando que dicho oficio es más sobre lo obtenido, que con respecto al elemento usado. Por eso ahora existe la carpintería de aluminio y PVC.

Los beneficios del aluminio no requieren mucho análisis para apreciarlos. Es resistente, económico; no es comida de las termitas, hongos y demás organismos que se alimentan de la celulosa y tolera muy bien la oxidación.

¿Pero qué es el PVC?

Abreviatura de cloruro de polivinilo, es sin duda, uno de los plásticos más versátiles en la industria actual:

  • Con alta resistencia a las corrientes eléctricas y al calor.
  • Disponible en formato rígido, adecuado para cerramientos, envases y tuberías o flexible como cajas, recubrimientos y juguetes.
  • Con baja vulnerabilidad a las inclemencias del tiempo.
  • Moldeable con variadas técnicas de reciclado.
  • No se oxida en absoluto.

Y para los nostálgicos que no quieran abandonar el aspecto clásico y elegante que otorgan las vetas de la madera, este plástico permite ser pintado al gusto, inclusive con una textura igual o al menos muy parecida. Asimismo resulta amigable con el ambiente por el hecho de ser de fácil producción y reutilización. Y a consecuencia de ello, también es barato.

Si éstas son las opciones que tenemos hoy, quien puede imaginar qué elementos aparecerán en el futuro, y de mayor importancia todavía ¿qué tan cerca se encuentra ese momento?