Ático en Eixample, Barcelona: una excelente opción

Ático en Eixample, Barcelona: una excelente opción

A mucha gente, en especial a aquellas que viven en zonas frías, la palabra “ático” les lleva a pensar en oscuras y polvorientas habitaciones, a las que se accede por medio de estrechas escaleras. Por lo general, se destinan al almacenamiento de cajas y objetos que ya no se usan. Adicionalmente, se encuentran en el tope de las viviendas, debajo de techos bajos e inclinados, para evitar que colapsen por causa del peso de la nieve.

Esto no permite deambular con comodidad y sólo con una gran inversión y esfuerzo deliberado por parte de los dueños es posible acondicionarlos, convirtiéndolos en espacios habitables, ya sean usados como dormitorio, taller u oficina privada. Hasta hace poco estos emplazamientos solían ser los menos deseables, porque para acceder a ellos había que subir todos los tramos de escalera sin contar con el alivio que representan los ascensores.

Además, en contraste con los actuales, que las mejores técnicas de calefacción y aislamiento térmico los mantienen a una agradable y constante temperatura, dicha acción era imposible cuando se contaba solamente con las inmensas calderas en los sótanos y unos deficientes sistemas de distribución.

Sin embargo, para quienes buscan comprar un ático en Eixample, Barcelona, este concepto no podría ser más diferente. En la actualidad el término se refiere a los apartamentos que están justamente antes de llegar al techo, y que gracias a los adelantos modernos se han convertido en espacios de lujo o, al menos, bastante cómodo. Asimismo, son muy solicitados por su localización; puesto que, suelen ofrecer hermosas vistas de los alrededores.

Por otro lado, es común que posean ambientes más amplios en comparación con los pisos inferiores. Y en ocasiones, incluso poseen acceso exclusivo a la azotea del edificio. Esta combinación de elementos constituye un buen aliciente para aquellos que tienen que vivir en comunidad pero, que a la vez desean sentirse apartados.