Fontaneros y pintores expuestos a sufrir asma.

Tareas como la que realizan los fontaneros y pintores de pulverización, son trabajos de alto peligro a la hora de desarrollar asma, según actuales estudios que se han realizado, A pesar de las indicaciones para la utilización de ciertos productos que acentúa esta enfermedad,  todavía surgen nuevos casos de asma tras la exposición a estos agentes en horas de trabajo.

Para llevar a cabo la investigación, los autores, procedentes de la Academia Sahlgrenska de la Universidad de Gotemburgo (Suecia) observaron a 13.000 adultos seleccionados al azar en Suecia, Noruega, Dinamarca, Islandia y Estonia entre 1980 y 2000.

Fontanero

De acuerdo con el estudio, 429 personas tenían asma durante este período. La incidencia fue de 1,3 casos de asma por 1.000 hombres, y 2,4 casos por cada 1.000 mujeres. “Ser capaz de trabajar de forma proactiva, es fundamental para conocer qué sustancias en el trabajo aumentan el riesgo de asma y qué ocupaciones son de alto riesgo”, ha señalado la investigadora de la Academia Sahlgrenska de la Universidad de Gotemburgo Linnea Lillenberg.

Los estudios manifiestan que algunas de las faenas con más riesgo son las que hacen que el individuo esté expuesto a los isocianatos en la pintura así como aquellas en las que se tienen que manejar adhesivos, aislantes o productos de limpieza. También aquellas en las que hay que estar expuesto a detergentes y productos de látex, como los guantes hechos con este material, especialmente si contienen polvo.

Otros trabajadores que también quedan expuestos a sufrir crisis asmáticas son los trabajadores de la industria alimenticia y tabaquil así como los estilistas, que manejan productos químicos para el blanqueo de belleza y uñas, también cuentan con mayores riesgos.